El primer handjob en un Otaku

El primer handjob en un Otaku
Esta es mi primera historia, soy bisexual y aunque me gustan mucho las mujeres eso no impide que también me gusten los hombres…

Cerca del departamento vivía un chico Otaku que siempre fingía su impresión por mis tetas, al principio no me importaba lo que hacía con su vida y siempre bromeaba diciéndole a él que dejara de tener erecciones cuando estuviera cerca de mi.

Tres días después, descubro que tenía toneladas de imágenes ilustraciones de hentai anime de toda clase de géneros y en toda esa cantidad de imágenes, vi una imagen de Hinata de Naruto Shippuden, que de hecho es la que tengo como la imagen de mi avatar en este momento.

Esa misma noche le dije a él de sus imágenes y me burlé un poco de eso mientras él solo quería desaparecer de su vergüenza.

Faltaba una semana para su cumpleaños y como lo estimaba mucho, pensaba en un plan para ese día, le dije que me acompañara a comprar algo que Hinata usara o algo que me hiciera parecer a ella ocultando mis verdaderas intenciones y un día antes de su cumpleaños le dije que lo iría a visitar a su casa para darle su regalo de cumpleaños pero no le dije a qué hora iría.

El día de su cumpleaños, después de que yo llegara a mi departamento después de trabajar, esperé a que el reloj marcará las 9:30 PM ya que el estaría solo en su casa a esa hora, después de llegar a esa hora, fui a su casa vistiendo un gran abrigo grande y grueso.

Me invitó a su casa, y le dije que me trajera algo de beber a la cocina, mientras él estaba en eso, fui a su habitación y lo llamé desde allí diciendo que le daría su regalo de cumpleaños, y cuando subió a su habitación le dije que su regalo estaba dentro del gran abrigo que yo usaba.

Cuando desabrochó los botones del abrigo, cayó al suelo y él quedó asombrado de verme casi desnuda usando algunas ropas de Hinata y se sorprende mucho al ver que sostenía mis tetas con mis manos, el se sorprendió tanto que no sabía qué hacer o decir.

Lo vi a el tan asustado que solo agarre una de sus manos y le puse una de mis tetas en su mano mientras yo le decía a el, “feliz cumpleaños Naruto-kun”.

A él le temblaba un poco su mano así que solo me fui hacia él, tome su cabeza y llevé su cara hacia mi teta derecha mientras que estrujaba mi otra teta, le dije que fuera las delicado con ellas y le dije que le iba a masturbar su polla sentado en su cama, así que solo empecé a acariciar su pantalón y temblaba de sentir que yo lo tocaba allá abajo antes de que sufriera una gran erección.

Hice que el se sentara en la cama y le quite el pantalón, a él le daba mucha pena por su erección y sorpresa de verme con mis tetas, vi su polla y justo cuando la toqué y la tuve en mi mano, el sufrió un pequeño espasmo como estímulo reflejo.

El tenía una cara de vergüenza al mismo tiempo que de excitación y supe que era su primera vez, le dije que se tranquilizara, me senté junto a él y le di un beso, le dije que solo besara mis tetas mientras yo masturbaba su polla, y de una forma suave empezó…

De forma suave y un poco fuerte a veces, yo masajeaba su polla y podía sentir esa rigidez al moverla un poco y su palpitacion al masajear la cabeza de su polla mientras el gemia poco a poco.

Lo besé mientras lo acosté en la cama, así que me puse encima de él y puse mis tetas en su cara mientras yo seguía masajeando su polla, cada vez que con mis dedos masajeaba la punta de su polla, se podía notar que temblaba y la cabeza de esa polla se veía como un gran hongo y se volvía más rígido, me gustaba cuando temblaba y gemía cada vez que pasaba eso, luego masajeaba toda la parte baja de su polla y eso le gustaba mucho porque movia su cadera hacia arriba y hacia abajo como si quisiera penetrar la vagina mientras yo le decía cosas como “te gusta?, Quieres que siga tocándote de esta forma? Te gustan mis tetas?”

El me dijo que quería follarme después de ese momento, pero yo le dije que ese no era su regalo hahaha, tal vez después, así que eso no le importó a él, cada vez que masajeaba su polla el temblaba un poco mas, hasta sus brazos temblaban un poco, 15 minutos después, me acosté al lado de el, con mis piernas agarre una de sus piernas y abrí sus piernas dejando en medio su polla, con una de sus manos el tocaba una de mis tetas y con la otra el empezó a tocar mi vagina así que yo también me excité.

Nos besamos y me gustaba cuando no podía gemir por el beso y pronto yo también empecé a gemir poco a poco, 10 minutos después sus gemidos aumentaron y podía sentir que ya venía su eyaculación, así que masajeaba su polla suavemente y le dije que dejara de masturbarme y solo chupara mis pezones y disfrutara el orgasmo.

Así lo hizo hasta que pude sentir la palpitacion de su polla y seguido de eso su semen cubrió toda mi mano, se sentía tibio, mojado y viscoso mientras él solo gemía de mucho placer, enseguida de eso, limpié mi mano en su pecho y el de forma muy excitante se ofreció a intentar hacerme sexo oral.

Yo acepté y le advertí que tendría que comer de mis secreciones vaginales si me estimulaba muy bien, a él no le importó eso y procedió a masajear mi clítoris con su lengua de forma circular… Por supuesto sentí cosquillas y después sentía un placer delicioso que aumentaba, el miraba mi rostro para saber si yo hacía expresiones de placer pero mis tetas tapaban gran parte de mi rostro y yo solo puse una de mis piernas sobre su cuello, le dije que metiera un poco más su lengua en mi vagina y el lo hizo.

Me gustó mucho sentir su lengua, sentía que poco a poco yo explotaría de placer, tenía los labios vaginales grandes de placer mientras yo le decía a el “Ooh yeah Naruto-kun”, a él le gustaba mucho oír eso que aún después de su corrida, el seguía con su gran erección.

Le dije que no tuviera miedo de meter sus dedos y recorrer todo mi trasero, el seguía haciéndome sexo oral y a veces le gustaba tocar mis grandes tetas cuando se movían por mis espasmos, eso hacia que su erección se mantuviera.

Diez minutos después, tuve un fantástico y romantico orgasmo, a él le gustó mucho ver cómo palpitaban los músculos de mi vagina y de mi ano al mismo tiempo que yo decía “OOH Yeah OMG Naruto-kun!!!” Y no resistí las ganas de gritar un poco del placer.

Después de que terminamos nuestro encuentro, me quedé a hablar un poco, hablamos de muchas cosas, me quedé un poco más con él, me despedí de forma muy amorosa y me fui a mi departamento diciendo “feliz cumpleaños, espero que te gustara tu regalo de cumpleaños”.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir